La indispensable ayuda de un traductor jurado

No hace demasiados meses, nuestra empresa de fabricación de automóviles deportivos artesanales pasaba por un mal momento. Somos plenamente conscientes de que tener una marca de automóviles minoritario es algo arriesgado, pero en nuestro modesto objetivo y queriendo seguir siendo una marca española, uno debe pasar por eso. Somos genuinamente españoles, aunque vendamos del orden de 15/20 modelos al año. Nuestro negocio, además de fabricar superdeportivos, también es el de la tecnología en el automóvil. El caso es que, en este sector, para estar a la última, hay que estar especialmente vivo y nos llegaron noticias de una empresa austriaca, también modesta como nosotros, pero que acababa de terminar un sistema multimedia que ofrecía unas posibilidades interesantes.

Cómo crecer sin ahogarnos en el intento

Muchas empresas con posibilidades se ahogan cuando intentan crecer porque abarcan más de lo que pueden y pierden cliente o contratos rápidamente, por eso es necesario contar con empresas como Facthum, una consultoría especializada en el factor humano que nos asesorará y guiará nuestros pasos. Un ejemplo de éxito en este sentido es Industrias Duero, una empresa especializada en la seguridad vial que fabrica bionda de carretera, paneles acústicos y torres eléctricas entre otros muchos productos relacionados con el mundo de la carretera que está presente ya al otro lado del charco.