15 noviembre, 2021
Todo lo que debes saber sobre el control horario en el ámbito laboral

Todo lo que debes saber sobre el control horario en el ámbito laboral

Hace dos años, la obligación de registrar la jornada, estaba circunscrito a una serie de casos en concreto, como las horas extra o los contratos que se hacen parciales. Todo cambio a partir de marzo de 2019, el control a nivel de horarios se generalizó. Esta forma buscaba:

Dar garantías de que se cumplían los límites de jornada

Así la Inspección de trabajo puede controlar los horarios, velando por la seguridad jurídica para el trabajador y la empresa, lo cual ayude a resolver discrepancias en cuanto a jornada, salario y acabe con la precariedad en el trabajo.

Así como controlar el absentismo en el trabajo.

El control horario en las jornadas a tiempo parcial y horas extraordinarias

Horas extraordinarias

Hay que tener claro que la jornada del trabajador se va a registrar diariamente. La empresa está obligada a dar al trabajador en los periodos de pago salarial un comprobante de horas donde se incluyan los salarios como tales.

Trabajadores a tiempo parcial

La jornada se registra día a día y en total todo el mes. El empresario tiene que mantener los resúmenes de cada mes de los registros de la jornada durante cuatro años como mínimo.

¡IMPORTANTE!

La Inspección de Trabajo y SS lo exige a las empresas el registro de la jornada diaria.

De cara a la comprobación exacta de las horas extraordinaria, tiene que conocer la jornada ordinaria diaria de cada uno de los empleados, pues de no ser así el empleado queda indefenso, pues la prueba del exceso de jornada depende solamente del empresario. Además, no hay que olvidar que debe figurar claramente en el contrato cómo está distribuida la jornada, sin que haya expresiones ambiguas.

Desde mayo de 2019, las obligaciones de control horario se han extendido:

Los trabajadores han tenido que volver a algo que parecía superado, a fichar, aunque eso sí, los métodos pueden ser de lo más variado.

Debemos saber que el Estatuto de los Trabajadores lo reconoce como un derecho laboral básico de cada empleado al conocer la duración y cómo está distribución de la jornada ordinaria de trabajo, además de cómo es su horario de trabajo.

Así, para que se pueda hacer efectivo el nuevo derecho de los trabajadores, el artículo 34 de este estatuto concreta la forma en la que se deben registrar las jornadas por parte de las empresas.

Es obligatorio por parte de la empresa tener el registro de la jornada de cada trabajador de manera fehaciente. Como nos comentan desde registrojornadalaboral.es/es, el registro de la jornada deberá ser diariamente y incluya el horario concreto de entrada y salida.

Debemos saber que el que se ponga en marcha el control horario se hace mediante la negociación colectiva, consultando antes a los representantes de los trabajadores. En defecto de los mismos, será el empresario el que tendrá que dar instrucciones para la organización y documentación del registro de la jornada de los trabajadores.

No olvidemos que el registro diario de la jornada y su registro de las horas extraordinarias van a ser obligaciones legales, independientes y compatibles. El caso es que el registro diario de la jornada puede hacerse a la vez para cumplir el registro de las horas extras.

Lo más importante es saber qué ocurre si se incumplen los horarios y demás. De incumplir esta obligación puede ser algo bastante grave que nos afecte a la cuenta de resultados a nivel de empresa.

Las sanciones cuando no se lleva el control de los horarios van a depender de la clase de incumplimiento.

Infracción leve puede ser de hasta 625 euros

Pueden producirse porque no se informe de las condiciones laborales importantes o que se incumple el proceso por el que se informe.

Infracciones graves que pueden ser de hasta 6.250 euros

Aquí hablamos de las transgresiones a las normas y los límites a nivel que se pacten o pactados para el registro de jornada.

Infracciones muy graves de hasta 187.515 euros

Hay casos en los que se puede producir un impago o retrasos reiterados del pago de los salarios que esté relacionado con las horas que se trabajen.

Todo esto nos hace ver que las multas es posible que se produzcan, tanto por que no haya sistemas de control, como porque haya una ausencia de comunicación a la hora de hacer horas extras o porque se enmascaren las mismas bajo otra serie de conceptos.

Después de todo lo dicho, si necesites una buena herramienta para gestionar todo esto, solo tienes que buscar y en el mercado encontrarás una ajustada a tus necesidades.