26 septiembre, 2019
Rehabilitar y reformar en lugar de construir

Rehabilitar y reformar en lugar de construir

Una de las industrias más poderosas y beneficiosas de nuestro país es la que se encuentra ligada a un sector como lo es el de la construcción. No cabe la menor duda de que una actividad como esta ha tenido una influencia bastante grande en lo que respecta al crecimiento de España como nación y como potencia económica del sur de Europa. Desde luego, todos y cada uno de nosotros hemos podido ser conscientes de ello puesto que seguro que hemos visto con nuestros propios ojos la edificación de una zona nueva o la reforma de alguna que ya conocíamos.  

En los últimos tiempos, la construcción ha sufrido un revés en nuestro país, un revés que dio al traste con nuestro crecimiento y que dio inicio a una época de crisis que ha sido realmente problemática en nuestro país. La industria de la construcción se ha tenido que reinventar y, desde luego, lo ha hecho de una manera realmente importante. En lugar de seguir apostando por obras nuevas, lo que se ha decidido de un tiempo a esta parte es apostar en una mayor medida por la rehabilitación de edificios, algo que se viene realizando con bastante asiduidad en el resto de Europa.  

Y es que hacer reforma es, en los tiempos que corren, bastante más habitual que hacer obra nueva. Y también es bastante más barato. Se trata de una manera mucho más fiable de garantizar la comodidad en un determinado lugar que derribar un edificio antiguo y levantarlo de nuevo. Y es que no cabe la menor duda que una reforma bien hecha puede dar lugar a una mejora bastante grande de la calidad de la vida de las personas que habitan el edificio que la va a sufrir. Son muchas las evidencias que presenta esta teoría en pleno año 2019.  

Es cierto que, desde las administraciones públicas, no se han puesto todos los medios para tratar de que la gente apueste por las reformas en lugar de por la edificación nueva. Una noticia que fue publicada en el diario El País informaba de que el estancamiento del número de viviendas reformadas ponía de manifiesto la falta de ayudas en este sentido que deben prestar las diferentes administraciones. Y es que es necesario que, desde la organización del Estado, se pongan las medidas necesarias para garantizar un aspecto tan importante como el de retornar en vez de tirar y volver a construir.  

Esto reviste de una importancia muy grande en tanto en cuanto edificar de forma sostenible tiene una fecha límite, que no es otra que el año 2021 en virtud de una información vertida por el diario 20 Minutos. Y es que no cabe la menor duda de que, para reformar o construir un edificio, es indispensable hacerlo de una manera ecológica y que tenga en consideración otros aspectos como lo puede ser la eficiencia energética, algo que realmente es necesario para todos y cada uno de nosotros en un momento como el actual.  

La industria de la construcción se ha tenido que reinventar y ha encontrado en un aspecto como el de la rehabilitación la manera perfecta de hacerlo. Así nos lo han contado desde Grupo Navitec, una entidad especializada en la realización de varios tipos de reformas y cuyos profesionales nos han comentado que en pleno 2019 disponen de una cantidad de clientes que duplica a la que tenían en 2017. La apuesta por las reformas en lugar de por la construcción de edificios nuevos parece, por tanto, que va calando poco a poco entre los españoles.  

Marcando el camino a seguir  

Esta cuestión no debe ser sino el camino a seguir de cara a los próximos años. Está claro que tenemos que tener una tendencia hacia este tipo de actuaciones de cara a hacer de nuestros edificios algo mucho más respetuoso con el medio ambiente y también un lugar mucho más cómodo y seguro. La industria de la construcción, además, puede ver mejorada su salud económica gracias a este tipo de actuaciones. De hecho, esto es lo que nos ha permitido salir de la temible situación económica en la que nos encontrábamos hasta hace bien poco.  

Estamos convencidos de que, si la industria de la construcción decide finalmente decantarse de una manera inequívoca por la realización de reformas, la eficacia y la rentabilidad de todos sus recursos va a ser bastante importante. Este es otro de los motivos por los que tenemos que apostar por la rehabilitación en lugar de por la construcción. Desde luego, los expertos europeos en cuyos países ya se ha efectuado ese cambio nos lo recomiendan de manera encarecida. Por algo será.