23 mayo, 2019
La desinfección en el trabajo

La desinfección en el trabajo

Si bien es verdad que hace muchos años que este tema está altamente controlado, es muy importante hacer hincapié en la necesidad de desinfección que algunas herramientas y ropa de trabajo necesitan. A través de la ropa, o de ciertos utensilios de trabajo, muchos virus y bacterias pueden proliferar y transferirse a otros objetos y/o personas, dando lugar a brotes que podrían llegar a ser de cierta gravedad.

Tampoco es necesario alarmarse, no estamos hablando de que un virus tan epidemiológico como el ébola pueda escapar de un momento a otro de un laboratorio hermético y, por supuesto, tampoco hablamos de esos virus que aparecen en películas y series que ahora están tan de moda y que crean el caos en la población mundial. No obstante, cualquier empresa que trate con ciertos productos o en ciertos sectores concretos, debe tener especial cuidado en este tema.

¿De qué empresas hablamos? Pues de todas aquellas que trabajen con los propios virus, como laboratorios, la industria química, la industria farmacéutica, pero también de todos esos sectores que, de un modo u otro, pueden acabar contaminando a la población como, por ejemplo, la industria alimentaria, centrales hortofrutícolas, empresas que gestionan residuos e incluso fabricantes de envases y packaging que pueden hacer llegar miles de virus a través de los embalajes que fabrican a miles de personas.

En Clat Gestión Ropa Laboral, especialistas en este sector, nos han asegurado que es tan importante para las empresas tener un buen servicio de lavandería y desinfección industrial como para los empleados y, por supuesto, el resto de la población. Por eso sólo expertos profesionales que cuentan con maquinaria especializada son quienes deben encargarse de este tipo de trabajos.

La Hepatitis A

Mucho se está hablando, por ejemplo, de los niños y niñas que han muerto a causa de un contagio de hepatitis pero, sin embargo, poco se habla de cómo se puede contraer la hepatitis A, una enfermedad muy contagiosa que ataca el hígado. Se transmite de persona a persona al ponerse en la boca un objeto contaminado con las heces de la persona infectada con el virus algo que, a priori puede parecer prácticamente imposible pero ¿lo es? En realidad no, pues no lavarse las manos de forma asidua ya puede ser un motivo por el que, al tocar un bolígrafo este quede infectado y luego otra persona se lo lleve a la boca mientras escribe.

Ahora bien, otra forma de transmisión es a través de la comida o bebida que fue manipulada por la persona infectada. Es decir, que un empleado de la industria alimentaria infectado podría transmitir la Hepatitis A, a gran parte de la población. Para evitarlo, la desinfección de la ropa, de los utensilios que se usan y, por supuesto, de las manos (usando geles con alcohol y guantes) son primordiales.

Ejemplo de todo esto fue lo que ocurrió en un restaurante de Palma a finales de 2017 cuando 33 comensales de dicho restaurante se contagiaron de hepatitis A al comer alimentos manipulados por un trabajador del establecimientos hostelero que era portador de la enfermedad.

Otro caso similar ocurrió en el restaurante italiano La Tagliatella de Finestrat, Alicante, en la que 12 comensales se infectaron también con el virus de forma similar a la anterior, a través de alimentos manipulados por un empleado portador de hepatitis A.

Otros casos de infección en el trabajo:

Sarna: En el Hospital Povisa de Vigo, diez trabajadores se contagiaron de sarna, una enfermedad de la piel muy contagiosa. Un paciente fue quien trajo el brote al hospital y debido a alguna falla en el protocolo de actuación estos diez trabajadores se vieron expuestos a la enfermedad.

Gripe: La gripe es una de los virus más contagiosos todos los años y también uno de los virus que más se contagian entre trabajadores.

Sarampión: de unos meses a esta parte, cientos de niños se han visto contagiados de sarampión, lo que ha provocado que padres, madres y allegados adultos acabaran también contagiándose de esta enfermedad que puede transmitirse de persona a persona incluso antes de que aparezcan los primeros síntomas. Esto ha provocado que oficinas y otros centros de trabajo hayan sido el foco de infección en muchos de los casos de sarampión en 2018 y lo que llevamos de 2019 en adultos.

Enfermedades que se pueden evitar con el lavado de manos: neumonía, estreptococos, conjuntivitis, hepatitis A, gripe, virus estomacal, etc.