Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Compartir

La última tecnología también llega a la salud dental

Acudir a la clínica de un dentista es un ejercicio que a muchos de nosotros nos sigue dando cierto respeto, sin embargo, debemos de tener en cuenta que la última tecnología también llegó a la salud dental para mejorar los tratamientos y, con ello, nuestros miedos empiezan a carecer de motivos.

Y es que es posible que no te hayas dado cuenta, tal y como nos ha pasado a nosotros, pero lo cierto es que, en los últimos años, una serie de innovaciones y tecnologías han transformado la odontología tal y como la conocíamos. Así, con las técnicas y equipos actuales, los dentistas están mucho mejor equipados que hace apenas una década para diagnosticar y tratar muchos problemas bucodentales de una forma más rápida, menos invasiva y con un confort mucho mayor para el paciente, algo que, sin duda alguna, es vital para nosotros como pacientes. Y creemos que es vital porque todavía somos muchos los que tenemos cierto respeto a ir al dentista, pero con estos cambios que se están produciendo en los últimos años ya apenas nos hacen daño, así como las clínicas se han humanizado mucho. Y es que tal y como dice Javier Martín Ocaña, uno de los CEO de clínicas dentales más conocido de España: «La experiencia del paciente y la calidad asistencial son fundamentales” y con ello es con lo que nos desaparecen muchos miedos.

Pero como no nos queremos quedar solo en palabras hemos recurrido al Consejo de dentistas para que nos cuenten con un poco más de detalle cuales son las últimas novedades que encontramos en las clínicas dentales y que nos ayudan a que los tratamientos sean mucho más cómodos y rápidos, tanto para nosotros los pacientes como para los expertos en la materia, y, entre otros, nos han mencionado:

  • Cámaras intraorales. Inventadas a finales de los años 80, pero cuyo uso no se ha extendido hasta hace relativamente poco, estos aparatos con forma de varita mágica proyectan en una pantalla una imagen ampliada de la boca del paciente. Esta visualización permite tanto al dentista como al paciente observar de forma clara y rápida el estado visible de su boca y de tratamientos previos, como empastes o coronas. Así, esta innovación ha supuesto un paso de gigante en el camino del empoderamiento del paciente dental, que gracias a la cámara intraoral puede ver su boca igual que su dentista y seguir sus explicaciones y hacer preguntas de un modo mucho más crítico e informado.
  • Radiografía digital. La radiología digital presenta numerosas ventajas frente a las radiografías convencionales. Para empezar, el proceso es más rápido que en una radiografía tradicional, por lo que tiene una menor exposición a la radiación. La imagen se transmite al ordenador de forma casi inmediata donde, el personal de la clínica puede ajustar el brillo y el contraste de la radiografía para ayudarse en el diagnóstico, y no pasar por alto ni el problema más pequeño. Del mismo modo, la radiografía digital facilita enormemente el trabajo para comparar imágenes tomadas en distintos momentos de la vida del paciente, ver su respuesta a un tratamiento, nuevos problemas y monitorizar su salud bucal en general.
  • TAC dental. El TAC dental que es como conocemos habitualmente a la práctica denominada realmente como tomografía axial computerizada de haz cónico, ha revolucionado la implantología en los últimos años. Esta prueba indolora y rápida ya que dura apenas unos segundos, supone el ahorro de numerosos test diagnósticos para determinar la posición y longitud exactas que debe tener el tornillo o implante que se colocará en el maxilar o en la mandíbula. En este sentido, el TAC dental reduce enormemente los tiempos desde el diagnóstico hasta que al paciente se le coloca el implante. Además, permite obtener una imagen tridimensional de la boca del paciente, y gracias a un sistema de coordenadas, conocer la cantidad de hueso de un punto concreto de su maxilar: una sofisticación y precisión en el diagnóstico por imagen dental con la que solo se podía soñar.

El láser, una opción todavía cara pero cada vez más usada

El láser es cada vez más utilizado en dermatología y como tratamiento para eliminar pequeños tumores, el láser también se está empezando a usar con frecuencia en la odontología, sobre todo en el tratamiento periodontal para corregir la forma de las encías o eliminar un exceso de tejido gingival. Respecto a las técnicas tradicionales, el láser minimiza el sangrado y la hinchazón de las encías e impresiona menos al paciente. Pese a todo y a día de hoy, el láser es muy caro y sus aplicaciones aún están por desarrollarse por completo, por lo que no sustituye, sino que es un complemento a las técnicas convencionales.

Más leidos

Comparte

Facebook
Pinterest
LinkedIn
Scroll al inicio