15 enero, 2021
Cómo hacer vino casero

Cómo hacer vino casero

Si eres un amante del vino seguro que alguna vez te has planteado preparar un caldo casero. Si es así, este artículo es lo que estabas buscando porque te vamos a explicar paso a paso cómo hacer vino de manera casera y todos los ingredientes que necesitas. 

No es que sea demasiado sencillo, pero tampoco es imposible ni tan difícil como podemos imaginar. Es posible hacer vino casero si se reúnen los ingredientes necesarios, se cuenta con las herramientas oportunas y se siguen todos los pasos de elaboración. 

· Necesitarás el ingrediente principal, uva

Por supuesto, para preparar vino necesitarás uva. Esto es indispensable. Y en función del vino que quieras hacer necesitarás un tipo de uva u otra.

“Para los vinos tintos y mostos las principales variedades de uvas son Bobal, Cabernet Sauvingnon, Garnacha tinta, Garnacha tintorera, Mazuelo, Merlot, Monastrell, Petit Verdot, Pinot Noir, Syrah y Tempranillo”, explican desde PlantVid, empresa especializada en la venta de plantas de viña y vid para uvas de mesa o vino. Cada una de estas uvas tiene un tipo de características diferentes que marcarán el caldo. 

Mientras que para hacer vino blanco son necesarias uvas de vinificación blanca. Las variedades más comunes son Airén, Alarije, Chardonnay, Garnacha blanca, Macabeo, Moscatel Alejandría, Moscatel de grano menudo, Moscatel Italia, Pardina, Pedro Ximenez y Sauvignon blanc. 

Es necesario indicar que para hacer un litro de vino suele ser necesario al menos 2 kilos de uva, eso en el caso de los vinos tintos porque la uva tinta suele tener mayor rendimiento que la blanca. Además de contar con los kilos necesarios de uva es importante señalar que las uvas deben ser de calidad, estar sanas y estar en el momento justo de madurez. 

· Otro ingrediente necesario, la levadura 

Otro ingrediente indispensable para la fabricación de vino es la levadura para poder fermentar el caldo. La levadura que se utiliza en la fabricación de vinos es la Sacharomyces ceresevisia, que también se usa para elaborar pan o cerveza. 

Puede parecer complicado conseguir este ingrediente, pero para nada. Se puede comprar fácilmente por Internet al ser un tipo de levadura muy utilizado, ya que cada vez más personas apuestan por elaborar cerveza o vino casero. Por lo que encontrarás fácilmente una empresa que venda esta levadura. 

Incluso podrás comprar este tipo de levadura empaquetada especialmente para la fabricación de vino casero, en el que en el paquete vienen las proporciones de caldo necesarias y cuántos gramos de levadura necesitas para la fermentación o los días que hay que dejarla actuar. 

· Paso a paso para elaborar el vino casero 

Una vez que tengas todos los ingredientes vamos con el paso a paso para elaborar vino casero. 

  1. El primer paso para la fabricación de vino casero es conseguir las uvas y escoger las más adecuadas para el caldo. Como hemos dicho antes en función del vino que desees deberás escoger unas variedades u otras. Y siempre tienen que ser de buena calidad y estar en el momento óptimo de madurez. 
  • Una vez escogidas las uvas llega el momento del estrujado. Vamos, hay que sacar el mosto o zumo a las uvas. Se pueden estrujar las uvas de diferentes maneras, si cuentas con una prensa o una estrujadora de vino son las máquinas más adecuadas para este proceso. O incluso puedes optar por una de las maneras tradicionales, pisando las uvas. 
  • Posteriormente, hay que fermentar el caldo. Ha llegado el momento de dejar reposar el zumo en vasijas. En el caso del vino tinto se recomienda añadir también las semillas de las uvas y los hollejos (los restos sólidos del prensado) para que adquiera ese color y aroma tan característico. A esta mezcla hay que añadir también la levadura para transformar la fructosa en alcohol y mejorar la fermentación. Es importante escoger bien el lugar donde va a descansar el vino, es recomendable que nunca se superen los 30 grados. 
  • Una vez que ha terminado la fermentación, que en el caso de los vinos caseros suele ser rápida (entre 2 y 10 días aproximadamente, pero te puedes fijar en si han desaparecido las burbujas) llega el proceso de clarificación y filtrado. Pero antes de ese paso, es recomendable volver a prensar el vino para conseguir hasta la última gota de caldo, ya que como se ha indicado anteriormente es recomendable añadir a la fermentación los hollejos. Una vez que se ha vuelto a prensar el zumo fermentado hay que separar bien la parte sólida de la líquida. Se pueden utilizar clarificantes para que el proceso sea más sencillo. Al igual que ocurre con la levadura es más fácil de lo que puede parecer comprar clarificantes para vino. Así que hazte con clarificantes y déjalos actuar entre 2 y 3 días. Posteriomente, hay que filtrar el vino al menos unas tres veces, comenzando con filtros más gruesos para acabar con los más finos. Estos filtros los puedes adquirir en tiendas especializadas o por Internet. O incluso hay vídeos y tutoriales en Youtube en los que enseñan a hacer filtros con materiales que todos tenemos en casa. Por supuesto, no son igual de eficaces pero pueden servir si no se tienen buenos filtros. 
  • Tras la clarificación y el filtrado llega el momento de realizar el trasiego a una nueva vasija o tinaja cerrada para dejar reposar el caldo. Debe dejarse reposar el vino para macerar en un lugar fresco, donde no se alcancen altas temperaturas y tampoco haya grandes variaciones. 
  • El último paso sería ya embotellar el vino y disfrutarlo. 

Como has visto, los ingredientes y materiales necesarios para elaborar vino casero no son difíciles de conseguir. Es mucho más sencillo de lo que puedee parecer, pero esto no significa que sea súper fácil y que se consiga un buen resultado siempre. Elaborar vino casero requiere esfuerzo, trabajo e inversión en materiales e ingredientes. Puede parecerte demasiado trabajo para hacer vino y puedes pensar que es mucho mejor comprar directamente las botellas de bodegas porque el vino estará más rico e incluso es más barato. Pero elaborar vino casero también da mayor satisfacción, no es lo mismo degustar un caldo propio que uno comprado.

No es que sea demasiado sencillo, pero tampoco es imposible ni tan difícil como podemos imaginar. Es posible hacer vino casero si se reúnen los ingredientes necesarios, se cuenta con las herramientas oportunas y se siguen todos los pasos de elaboración. 

· Necesitarás el ingrediente principal, uva

Por supuesto, para preparar vino necesitarás uva. Esto es indispensable. Y en función del vino que quieras hacer necesitarás un tipo de uva u otra.

“Para los vinos tintos y mostos las principales variedades de uvas son Bobal, Cabernet Sauvingnon, Garnacha tinta, Garnacha tintorera, Mazuelo, Merlot, Monastrell, Petit Verdot, Pinot Noir, Syrah y Tempranillo”, explican desde PlantVid, empresa especializada en la venta de plantas de viña y vid para uvas de mesa o vino. Cada una de estas uvas tiene un tipo de características diferentes que marcarán el caldo. 

Mientras que para hacer vino blanco son necesarias uvas de vinificación blanca. Las variedades más comunes son Airén, Alarije, Chardonnay, Garnacha blanca, Macabeo, Moscatel Alejandría, Moscatel de grano menudo, Moscatel Italia, Pardina, Pedro Ximenez y Sauvignon blanc. 

Es necesario indicar que para hacer un litro de vino suele ser necesario al menos 2 kilos de uva, eso en el caso de los vinos tintos porque la uva tinta suele tener mayor rendimiento que la blanca. Además de contar con los kilos necesarios de uva es importante señalar que las uvas deben ser de calidad, estar sanas y estar en el momento justo de madurez. 

· Otro ingrediente necesario, la levadura 

Otro ingrediente indispensable para la fabricación de vino es la levadura para poder fermentar el caldo. La levadura que se utiliza en la fabricación de vinos es la Sacharomyces ceresevisia, que también se usa para elaborar pan o cerveza. 

Puede parecer complicado conseguir este ingrediente, pero para nada. Se puede comprar fácilmente por Internet al ser un tipo de levadura muy utilizado, ya que cada vez más personas apuestan por elaborar cerveza o vino casero. Por lo que encontrarás fácilmente una empresa que venda esta levadura. 

Incluso podrás comprar este tipo de levadura empaquetada especialmente para la fabricación de vino casero, en el que en el paquete vienen las proporciones de caldo necesarias y cuántos gramos de levadura necesitas para la fermentación o los días que hay que dejarla actuar. 

· Paso a paso para elaborar el vino casero 

Una vez que tengas todos los ingredientes vamos con el paso a paso para elaborar vino casero. 

  1. El primer paso para la fabricación de vino casero es conseguir las uvas y escoger las más adecuadas para el caldo. Como hemos dicho antes en función del vino que desees deberás escoger unas variedades u otras. Y siempre tienen que ser de buena calidad y estar en el momento óptimo de madurez. 
  • Una vez escogidas las uvas llega el momento del estrujado. Vamos, hay que sacar el mosto o zumo a las uvas. Se pueden estrujar las uvas de diferentes maneras, si cuentas con una prensa o una estrujadora de vino son las máquinas más adecuadas para este proceso. O incluso puedes optar por una de las maneras tradicionales, pisando las uvas. 
  • Posteriormente, hay que fermentar el caldo. Ha llegado el momento de dejar reposar el zumo en vasijas. En el caso del vino tinto se recomienda añadir también las semillas de las uvas y los hollejos (los restos sólidos del prensado) para que adquiera ese color y aroma tan característico. A esta mezcla hay que añadir también la levadura para transformar la fructosa en alcohol y mejorar la fermentación. Es importante escoger bien el lugar donde va a descansar el vino, es recomendable que nunca se superen los 30 grados. 
  • Una vez que ha terminado la fermentación, que en el caso de los vinos caseros suele ser rápida (entre 2 y 10 días aproximadamente, pero te puedes fijar en si han desaparecido las burbujas) llega el proceso de clarificación y filtrado. Pero antes de ese paso, es recomendable volver a prensar el vino para conseguir hasta la última gota de caldo, ya que como se ha indicado anteriormente es recomendable añadir a la fermentación los hollejos. Una vez que se ha vuelto a prensar el zumo fermentado hay que separar bien la parte sólida de la líquida. Se pueden utilizar clarificantes para que el proceso sea más sencillo. Al igual que ocurre con la levadura es más fácil de lo que puede parecer comprar clarificantes para vino. Así que hazte con clarificantes y déjalos actuar entre 2 y 3 días. Posteriomente, hay que filtrar el vino al menos unas tres veces, comenzando con filtros más gruesos para acabar con los más finos. Estos filtros los puedes adquirir en tiendas especializadas o por Internet. O incluso hay vídeos y tutoriales en Youtube en los que enseñan a hacer filtros con materiales que todos tenemos en casa. Por supuesto, no son igual de eficaces pero pueden servir si no se tienen buenos filtros. 
  • Tras la clarificación y el filtrado llega el momento de realizar el trasiego a una nueva vasija o tinaja cerrada para dejar reposar el caldo. Debe dejarse reposar el vino para macerar en un lugar fresco, donde no se alcancen altas temperaturas y tampoco haya grandes variaciones. 
  • El último paso sería ya embotellar el vino y disfrutarlo. 

Como has visto, los ingredientes y materiales necesarios para elaborar vino casero no son difíciles de conseguir. Es mucho más sencillo de lo que puedee parecer, pero esto no significa que sea súper fácil y que se consiga un buen resultado siempre. Elaborar vino casero requiere esfuerzo, trabajo e inversión en materiales e ingredientes. Puede parecerte demasiado trabajo para hacer vino y puedes pensar que es mucho mejor comprar directamente las botellas de bodegas porque el vino estará más rico e incluso es más barato. Pero elaborar vino casero también da mayor satisfacción, no es lo mismo degustar un caldo propio que uno comprado.