23 diciembre, 2020
Invertir en protección eléctrica es fundamental para la seguridad de la empresa

Invertir en protección eléctrica es fundamental para la seguridad de la empresa

Uno de los aspectos que se debe cuidar, cuando se trata de una empresa, es la seguridad de los empleados y de toda la estructura física donde ella se encuentre, y uno de los principales focos a los que se debe dirigir la atención es a la electricidad, pues indiscutiblemente es necesaria, pero además, de no estar hecha de la forma correcta, puede ocasionar grandes problemas, no sólo para el material de trabajo que puede estropearse con mucha frecuencia, sino en el peor de los casos, llegar a producir incendios que pueden generar no sólo pérdidas económicas, sino también humanas.

Es por eso que en lo que se refiere a instalaciones que conlleven electricidad, lo primordial es contar con verdaderos especialistas en el área que no solamente conozcan la rama, sino que utilicen los mejores materiales para asegurar que toda la conexión eléctrica, se haga de la forma correcta y cumpliendo con las normativas de seguridad. Teniendo esto en mente, lo mejor que podemos hacer, es buscar asesoría sobre cómo proteger nuestra empresa, y allí es donde entran nuestros amigos de Pasero, especialistas en instalaciones eléctricas a nivel industrial, por lo que su amplio conocimiento del área por casi 100 años es el indicado para orientarnos de forma acertada, en lo que respecta a la seguridad eléctrica.

Tipos de protecciones eléctricas

Cuando pensamos en protecciones eléctricas, por lo general asumimos que se trata de los protectores que se utilizan en casa, esos reguladores ayudan a la protección de los artículos eléctricos que tengamos, sin embargo y aunque estos evidentemente ayudan muchísimo, no son los únicos. Las protecciones eléctricas van más allá de los reguladores y se colocan tanto en espacios residenciales, como en los empresariales.

La diferencia es que por la naturaleza propia de las empresas, este tipo de trabajos eléctricos debe ser realizado con muchísima rigurosidad y cuidado, pues los espacios suelen ser mucho más grandes que los residenciales, por lo que algún accidente tiene más probabilidades de ocasionar mucho daño, a su vez, porque debe cumplir con las regulaciones de ley específicas, lo que traería problemas o sanciones a nivel legal, por incumplir con la normativa.

Teniendo todo esto en cuenta, es importante conocer cuales son los tipos de protecciones eléctricas que debemos tener en cuenta, no sólo para nuestro negocio, sino para nuestro hogar:

Interruptores

Este tipo de  componentes los podemos encontrar con una  oferta variada de dispositivos. La mayoría de ellos tienen como función principal, evitar electrocuciones, también sirven para impedir que se produzcan cortocircuitos, sobrecargas, y daños en el circuito eléctrico o en sus componentes. Los interruptores de protección más utilizados en instalaciones eléctricas son:

  • Interruptores magnetotérmicos: Están destinados a proteger la instalación de sobrecargas y cortocircuitos.
  • Interruptores diferenciales: Son aquellos que impiden el paso de corriente eléctrica cuando alguna de las fases del circuito eléctrico se deriva a tierra. Tienen como misión evitar daños a la instalación eléctrica y electrocuciones.

Tomas de tierra

Las tomas de tierra tienen como finalidad evitar que se produzcan derivaciones de corrientes indeseadas hacia elementos que estén en contacto directo con el entorno, para evitar descargas a causa de fallos en otros sistemas de aislamiento. Para entenderlo mejor son un tipo de protecciones eléctricas destinadas a evitar electrocuciones, y consisten en la puesta a tierra de todas las masas metálicas de las que consta una instalación mediante varios elementos conductores y una toma (una placa o una barra, generalmente), que disipa la corriente en el terreno.

También es importante que sepamos cual es el nivel de protección de componentes eléctricos según las normativas europeas, pues como mencionamos antes, incumplir con la normativa legal, puede traer como consecuencia diferentes tipos de sanciones, estas  se reconocen con códigos IP y códigos IK:

  • Los códigos IP: están representados por dos cifras la primera del 0 al 6, indican el nivel de protección del componente ante el efecto de agentes externos, como el polvo o la humedad; la segunda, del 0 al 8, establece el grado de protección del componente frente a posibles daños provocados por el agua.
  • Los códigos IK: también son representadas por dos cifras (00 a 10), estas identifica el grado de protección de los componentes eléctricos frente a golpes e impactos.

Prevención de accidentes eléctricos

A nivel empresarial, hay que seguir con una normativa especial no solamente en lo que se refiere al acondicionamiento, cuidado y mantenimiento de las instalaciones eléctricas estipuladas por la Reglamentación Electrotécnica, sino también en lo relacionado a la protección de la salud y seguridad de los trabajadores frente al riesgo eléctrico.

Teniendo esto claro, y priorizando la seguridad del trabajador, se establecen las técnicas y procedimientos de trabajo en instalaciones eléctricas o en sus proximidades, a cumplir por los todos los miembros del equipo de trabajo, de manera que en su totalidad los conozcan y sepan actuar de forma segura:

  • En primer lugar, es necesario evaluar los riesgos que pueda suponer para el trabajador.
  • Todo el trabajo en una instalación eléctrica debe realizarse sin tensión

Existen casos en los que sí se deben realizar los trabajos con tensión, estos casos son los siguientes:

  • En operaciones elementales como conectar y desconectar en instalaciones de baja tensión y con material eléctrico concebido para su utilización.
  • Los trabajos en instalaciones con tensiones de seguridad.
  • Las maniobras, mediciones, ensayos o verificaciones cuya naturaleza así lo exija.
  • Los trabajos en instalaciones cuyas condiciones de explotación o de continuidad de suministro así lo requieran.

En este apartado en particular, debemos tomar en cuenta las responsabilidades tanto de la empresa, como del trabajador, y hablaremos de esto a continuación:

La empresa debe garantizar que toda su plantilla, reciba formación especializada sobre el riesgo eléctrico, prevención y protección, esto como mencionamos está normado y se hace a nivel general entre los trabajadores pues todos utilizan la electricidad constantemente, sin embargo, la normativa indica que debe formarse a los empleos de la siguiente manera:

  • Cualquier trabajador (T): Son usuarios de la electricidad y sólo pueden realizar la ejecución de trabajos sin tensión o la realización de trabajos en proximidad con baja tensión cuando otros trabajadores especialistas hayan eliminado el riesgo eléctrico, en este caso en particular se trata de los trabajadores que tienen poco o nada de conocimiento en lo que se refiere a problemas eléctricos, por lo cual, no se recomienda que realicen trabajos que puedan afectar conexiones ni nada parecido, pues por desconocimiento, pueden ocasionar algún accidente.
  • Trabajador autorizado (A): podrán hacer por ejemplo la supresión y reposición de la tensión en trabajos sin tensión, mediciones, o reponer fusibles en instalaciones con baja tensión. Este tipo de trabajador es aquel que tiene más conocimiento del área y puede solventar desperfectos sencillos, como los que se mencionaron antes, esto no significa que esté altamente calificado para realizar trabajos eléctricos a gran escala.
  • Trabajador cualificado (C): puede realizar trabajos en tensión, y en general, trabajos en alta tensión. Dentro de esta categoría podrá distinguirse entre cualificados y autorizados por escrito, y cualificados y siguiendo un procedimiento. Este tipo de trabajador es aquel que cuenta con la acreditación necesaria para realizar trabajos a gran escala, pues su conocimiento y experiencia le permite hacerlo de forma segura y con el mínimo de riesgo.

Por otra parte, también es importante recalcar que para evitar riesgos eléctricos en los espacios laborales, se deben utilizar las herramientas adecuadas tales, así como desechar siempre equipos y sistemas deteriorados, pues de no hacerlo, pueden ocurrir accidentes que no solo pueden perjudicar los equipos de la empresa, sino poner en peligro la vida de los trabajadores.

En el caso de trabajos tanto en baja como en alta tensión es necesario que el trabajador cualificado, lleve un equipamiento de protección individual, como lo son guantes aislantes, pantalla facial o gafas adecuadas al arco eléctrico, arnés o cinturón de seguridad, casco de seguridad aislante, guantes de protección contra el arco eléctrico, calzado de seguridad, entre otros, pues como hemos mencionado, trabajar con electricidad es delicado y toda medida preventiva, es poca.

A su vez, para evitar los accidentes laborales, es fundamental respetar las distancias de seguridad a tendidos eléctricos, el contacto con instalaciones subterráneas, evitar el uso de aparatos eléctricos con el cuerpo mojado, o la utilización de equipos o sistemas deteriorados, por los motivos que mencionamos antes.

La electricidad es fundamental para el funcionamiento de cualquier empresa, sea del rubro que sea, así como es necesaria en la vida cotidiana, por ello y para prevenir accidentes laborales o en el hogar, hay que tomarla con la seriedad que amerita el caso, pues realizar malas conexiones, puede ocasionar desgracias que podían haberse evitado teniendo un poco de cuidado.

Teniendo esto presente, la inversión que se debe hacer, debe ser una que garantice la calidad del trabajo realizado no solamente con profesionales calificados, sino que ese trabajo sea hecho con los mejores materiales, pues esto no solamente protegerá a toda la plantilla de empleados que es lo más importante, sino que también protegerá equipos e infraestructura, además de evitar sanciones por incumplimiento de la normativa legal.