Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Compartir

Ventajas de pasarse al vaper

Debido a los grandes perjuicios que suponer fumar tabaco tradicional, cada vez son más los fumadores que deciden dejar el tabaco de toda la vida y pasarse al vaper. Los trabajadores de Disposable Vape Shop nos explican algunas de las grandes ventajas que supone este cambio.

Beneficios de dejar el tabaco tradicional y pasarse al Vaper Desechable

Controla el nivel de nicotina: El tabaco posee hasta 4000 sustancias nocivas y adictivas. En la gran mayoría de ocasiones, la persona que fuma no sabe qué compone los cigarrillos. La ventaja del vapeo es que, en el caso de consumir nicotina, el principal ingrediente del tabaco, elegimos nosotros mismos la cantidad de esta sustancia que requiere el vapeo.

Acaba con el mal sabor del tabaco: Otro de los beneficios de vapear en vez de fumar, es que el vape emplea diferentes líquidos, que dan la posibilidad de que recibas en cada calada el sabor que tú elijas. De esta manera acabarás con el mal sabor que deja el tabaco en la boca. Esto es debido a que el vapor del cigarrillo electrónico no lleva humo, ni alquitrán, ni tolueno, ni amoniaco, ni las otras miles de sustancias nocivas que lleva un cigarrillo.

No produce olores desagradables: El tabaco es un producto que contiene diferentes sustancias que hacen que el humo que se expulsa al fumar produzca un olor muy fuerte que impregna la ropa y el ambiente. A diferencia del tabaco, los vapes no producen este olor tan desagradable.

Es menos perjudicial para la salud: El tabaco contiene muchas sustancias, muchas de ellas son tóxicas o cancerígenas. El vapeo, al contener productos que no tienen sustancias nocivas, o las tienen en menor proporción, consiguen proteger tu salud y la de los de tu alrededor.

Es más económico: El tabaco tradicional es una opción mucho más cara que fumar vape. Mientras que el precio del tabaco es muy alto, existe una diferente gama de productos que se utilizan en los vapes con diferentes rangos de precio que se adaptan a las diferentes capacidades de los consumidores.

Para ser todavía más conscientes del cambio que el vape puede generar en nuestro bolsillo, muchas personas compran una hucha e introducen cada día el dinero que destinarían a comprar un paquete de tabaco. El ahorro es realmente sorprendente.

Evitaremos la ceniza: Un hecho muy molesto del trabajo tradicional, es la ceniza que producen los cigarrillos de toda la vida. Además de que es un elemento muy sucio, también es muy mal oliente. Gracias a los vapes, no tendremos que enfrentarnos a este problema.

Nuestra casa permanecerá más limpia y nos ahorraremos que nuestro hogar adopte un olor desagradable.

Así actúa nuestro cuerpo cuando dejamos de fumar:

Casi al instante de dejar de fumar, nuestro cuerpo ya siente los beneficios de abandonar el tabaco. Así funciona nuestro organismo cuando dejamos de fumar:

-A los 20 minutos se produce una normalización de la presión arterial y la frecuencia cardíaca

-A las 8 horas mejora la oxigenación pulmonar ya que no ingerimos las partículas tóxicas que se inhalan en el humo del tabaco tradicional.

-A las 48 horas nuestro sentido del gusto y el olfato vuelve a su estado original. A los dos días de dejar de fumar, podemos volver a disfrutar de los sabores y olores que no hacíamos mientras fumábamos.

– A las 72 horas la función respiratoria vuelve a su estado original.

– Pasados los 6 meses nuestros catarros, algunos resfriados y la bronquitis disminuyen en gran proporción. El tabaco puede producir diferentes infecciones como faringitis, o sinusitis. A los seis meses, nuestra salud en general mejora y disminuye el riesgo a padecer este tipo de enfermedades.

– Pasado un año, la posibilidad de sufrir un infarto se reduce hasta la mitad. De la misma manera, disminuye el riesgo de padecer angina de pecho, el infarto de miocardio, la muerte súbita e el ictus.

-A los 4 años el riesgo de padecer enfermedades del corazón tiende a igualarse a las personas que no fuman

-Pasados los 10 años, nuestro riesgo de padecer cáncer de pulmón se iguala al de las personas no fumadoras. Cuando pasa una década, nuestro cuerpo es capaz de recuperar índices de riesgo similares a los de las personas que no fuman.

Estos son los cambios más significativos que produce nuestro cuerpo.

 

Más leidos

Comparte

Facebook
Pinterest
LinkedIn
Scroll al inicio