22 enero, 2020
La importancia del embalaje de la mercancía en la importación

La importancia del embalaje de la mercancía en la importación

El embalaje de mercancía es cada vez más importante para el sector de la exportación. Todos vemos como cuando una empresa toma la decisión de exportar los productos tienen que al final que tener en cuenta el embalaje, algo a lo que no se le suele dar tanta atención, pero que es importante para contar con el mejor servicio.

 No olvidemos lo importante

Los objetivos de la empresa que produce productos es su comercialización y el deseo y compromiso es que el cliente pueda recibir la mercancía en el tiempo que acuerden, así como en el mismo estado en que saliera de la empresa en cuestión.

En el sector de la exportación es fundamental elegir una buena empresa que tenga experiencia y la solvencia necesaria como para seleccionar el transporte para garantizar así el tránsito de la mercancía. Todo ello sin olvidar, como aseguran desde BVpack.es, lo importante que es que el embalaje sea el adecuado y que responda a las características que tenga la mercancía que se transporta, todo para proteger el transporte y la entrega en las mejores condiciones del mismo.

Algo que también tenemos que tener en cuenta es la importancia de que esté asegurada a todo riesgo la mercancía que pueda transportarse, pero especialmente por prevenir, ya que lo realmente importante es que el destinatario pueda recibir la mercancía en el plazo que se acuerde y en el mejor estado posible.

No hay que olvidarse de que el cliente final lo que quiere es el producto, no lo que vale la compra como tal. Hay que pensar que nuestro cliente solo cuando revenda o use el producto que compre, va a lograr un determinado margen comercial. El no va cobrar del seguro, lo va a poder usar y vender.

Pese a que algunas veces nos puede sorprender, muchas de las mercancías que son transportadas llegan a moverse sin estar aseguradas a todo riesgo, porque suele pensar que no va a suceder nada y el producto llegará perfecto, pero por desgracia esto no siempre pasa.

En el caso de que no hayamos asegurado la mercancía ante las posibles pérdidas o roturas, solo vamos a poder recuperar una reducida parte de lo que vale el producto. Algo que envias si la has asegurado.

Debido a la naturaleza, hay una serie de mercancías que no se van a poder embalar o empaquetar, caso de los vagones de tren, los motores de coches, etc. En los casos en los que la mercancía que se transporta es una pieza de gran peso, el embalaje tiene que tener consistencia, fuerza y poder soportar movimientos de gran brusquedad, puesto que si el embalaje no puede soportar la fuera del impacto el producto podrá correr riesgo de dañarse.

Existen otros productos, donde el embalaje llega a formar parte del propio producto, caso del vino cuando está embotellado o los que se mandan con dobles embalajes.

Todo esto podemos comprobarlo en las botellas de vino, que no solo protegen el contenido, además también hay que protegerla en el envío. Debemos darnos cuenta de que si el cliente que tengamos recibe la botella es óptimo estado, pero la etiqueta se ha mojado o dañado, si que terminará perjudicándose la imagen de la empresa o del producto.

Los embalajes deben ser los adecuados

Hay que pensar en lo importante que es la etiqueta, que no solo informa al origen variedad o características del producto, también da la imagen que los productores quieren dar.

Cuando se aborda la exportación de mercancías peligrosas, el embalaje es aún más protagonista, puesto que entre las principales funciones se encuentra la de proteger a las personas y al medio ambiente.

Todo ello hace que muchas de las mercancías peligrosas tienen que tener embalajes homologados y superar un proceso en el que se testan para soportar presiones, temperaturas, impactos y fuerzas.

Los medios de transporte que se usen para transportar las mercancías también son importantes, puesto que puede tener una gran influencia en el riesgo de rotura.

Si por ejemplo se carga la mercancía en un contener que esté totalmente lleno en nuestras instalaciones y se descarga en el domicilio del cliente final no habrá casi riesgo, pero si hacemos un transporte en grupo o aéreo, hay que contar con muchas más manipulaciones.

No hay que olvidar que en los transportes de mercancías se realizan manipulaciones con medios mecánicos y que es complicado que no se produzcan golpes o que cuenten con otras mercancías por encima de ellas.

Importante también es saber que lo realmente importante es la clientela, que deberá recibir la mercancía en el periodo de tiempo que se acuerde y en impecable estado. Siempre hay que optar por una empresa que realice el transporte adecuada y que nos de la seguridad debida, además de un seguro que pueda cubrir las posibles incidencias y el embalaje necesario para que todo salga a la perfección.

Está claro que vivimos en una época donde Internet ha ayudado a que, quien más quien menos apueste en las tiendas físicas y como no, en las online, por enviar sus productos, pero si se quiere dar la mejor impresión y fidelizar a los compradores, el embalaje es un punto que no debe descuidarse lo más mínimo.

Incluso hay muchos embalajes que si se cuidan, pueden ser realmente la mejor imagen de marca de la empresa, para lo que hay que estudiar bien lo que queremos hacer y tomar la decisión que nos parezca más adecuada.

Seguro que de esa manera los compradores nos van a recordar, tanto a la empresa como al buen servicio que realice la misma. Todo esto es necesario tenerlo en cuenta, pues de esa manera la empresa notará como cada vez hay más pedidos, si todo en el negocio va en consonancia.

Los clientes son los que mandan actualmente en el mercado y hay que cuidar todos estos aspectos muchos, pues aunque el éxito tiene muchos caminos, siempre convergen en un mismo punto, la satisfacción del consumidor, tan necesaria para que la compra responda a sus necesidades.