16 diciembre, 2022
El sector textil, un buen termómetro para conocer la situación económica

El sector textil, un buen termómetro para conocer la situación económica

En el año 2019, la facturación de este sector industrial en España se situó ligeramente por debajo de los 6.063 millones de euros. Desgraciadamente no tenemos más datos, por culpa de la pandemia. Tres años después queremos saber cómo es la situación de uno de los sectores más importantes en este país.

Aquí podemos ver más datos ofrecidos por el Ministerio, aunque es cierto que no están actualizados. Tenemos que irnos a otras fuentes para lograr datos. Así, según el estudio del Comercio Textil en Cifras 2021. Un Compromiso con el sector y la economía’ elaborado por ACOTEX (Asociación Empresarial de Comercio Textil, Complementos y Piel), sabemos que La facturación de la Industria Textil en España alcanzó en 2021, un aumento de 1.498 millones de euros con respecto al año anterior en el que se registraron 8.970 millones de euros de ventas. Vale, parece que la cosa mejora. Y una vez puestos en contextos, vamos a conocer más sobre este importante sector en España.

La importancia de una minifalda

Soy de los que piensan que el sector textil es el que marca la situación económica de un país. Está claro que nos podemos quitar de comprar ropa, pero nunca lo haremos de comer. Por eso, si las empresas de textil facturan menos, está claro que se avecinan problemas. Cuando la población es feliz, tiene ganas de salir ,de comprarse ropa, de estar guapa y salir de fiesta. Cuando la población las está pasando canutas, pues no quiere salir de casa, no le apetece salir de fiesta ni de gastar dinero. Lo único que quiere es quedarse en casa y tirar con lo que tiene en el armario. Incluso también la crisis se ve en las minifaldas. ¿por qué?

Pues porque está claro que si la minifalda se pone de moda, es porque ese país está en crisis. Tiene una explicación muy lógica, se gasta menos ropa, con lo cual la inversión es menor. Así pues cuando veas que se llevan las prendas con poca tela, puedes pensar que nos encontramos en un mal momento. Una teoría muy conocida entre los economistas.

Hace poco menos de un siglo, el reconocido economista George Taylor de la Universidad de Wharton sentó un precedente en 1926 al establecer un vínculo estrecho entre un detalle de las prendas y los principios económicos

Dónde va nuestra ropa

Otro buen dato es saber dónde exportamos. Y es que se puede hacer ropa para nuestro país, pero si nos lo compran de otros países, está claro que somos buenos en esto. De cara a los países donde más exporta la Industria Textil cabe destacar a Francia (14,4%), Italia (10,9%) y Portugal (7,7%) siendo los países con el mayor porcentaje, mientras que Reino Unido (2,6%) y Rusia (2,3%) reflejan los menores.

El sector ha sido una pieza clave en la modernización económica y social del país. Las empresas españolas han tenido como motor la innovación durante las últimas décadas y suponen hoy en día más del 10% del tejido productivo español6. Son además referente dentro y fuera de nuestras fronteras: atraen turismo de compras (13% del total se produce en España), facilitan la internacionalización de nuestras compañías en más de 100 países y suponen el 8,7% de las exportaciones de España.

En nuestro país estamos rodeados de grandes empresas textiles. Un ejemplo lo tenemos en Córdoba, donde Rioma se ha convertido en todo un referente. Sin ir más lejos acaban de ser ganadores de la  IV edición de los Premios Empresariales AITEX 2022, los cuales surgieron para fomentar la dinamización del tejido empresarial y con la finalidad de reconocer la labor de las empresas, contribuyendo a su desarrollo y proyección en los ámbitos de la innovación, sostenibilidad e investigación. No solo lo ha sido por haber innovado con tejidos de gran éxito y ser pionero en tendencias, sino que también ha sido un espejo para muchas empresas del sector textil. Y todo esto con un sello de sostenibildad, pero no de ahora, desde hace muchos años.

Y así es como podemos comprobar la importancia que tiene este sector en España. Un sector del que comen muchas familias y que por lo tanto tiene que tener, desde las administraciones, la importancia que merece. Y es que detrás de una compra de zapatos, de una compra de unas fundas para un sofá, hay mucho trabajo del que dependen familias. Y ante esto, podemos sacar pecho porque, pese a todo, España es una gran potencia.