10 julio, 2018
El coworking sigue vivo

El coworking sigue vivo

La manera tradicional de trabajar ha cambiado enormemente gracia a la impelementación de las nuevas tecnologías en los lugares de trabajo. Esto es algo que lleva ocurriendo desde hace años, ya que recordemos que muchas empresas ofrecen a sus trabajadores realizar sus labores desde casa.

Pero en la actualidad, las nuevas tecnologías no solo han cambiado la forma de trabajar, sino que también han cambiado el lugar desde dónde el que poder trabajar, porque ya no ha ninguna limitación espacial para trabajar, siempre que dispongas de conexión de datos y un ordenador o tableta.

De hecho, ahora mismo me encuentro escribiendo este artículo desde mi iPad, lo que supone una enorme ventaja, ya que me permite ahorrar tiempo y hacer el trabajo de igual manera que en mi ordenador de sobremesa. Y acabo de introducir uno de los puntos de los que vamos a tratar hoy, el espacio de trabajo.

Recuerdo hace alrededor de diez años, cuando uno de mis primos decidió emprender un negocio de marketing online, y el se quejaba de lo caros que eran los locales de negocios. Esto es algo que a día de hoy no importa tanto, porque hay muchas alternativas para salvar este obstáculo con éxito.

Una de las maneras de trabajar en un espacio profesional es el Coworking, un sistema que consiste en compartir espacio con otros profesionales sean o no de tu mismo sector, en el que compartir gastos y servicios es uno de los pilares por los cuales sale muy barato trabajar de esta manera.

El coworking es uno de los métodos de trabajo más desconocidos, a pesar de que se ha hablado bastante de él. Por lo tanto, con el fin de mostrar sus bondades, hoy vamos a compartir las razones por las que es positivo recurrir a esa filosofía de trabajo, en pro de otras como el alquiler de despachos o el trabajo desde casa.

Hay razones de sobra por las cuales acudir a este método de trabajo

Permite ahorrar costes, y este es el aspecto más tenido en cuenta por mucho. Los estudios cifran el ahorro del coworking en hasta un 60% de los costes fijos de mantener una oficina propia. En una suela cuota tienes tu parte de gastos en cuanto a alquiler, luz, mantenimiento… El ahorro es el principal atractivo del coworking respecto a una oficina para ti solo, pero además no supone un coste muy elevado si estás trabajando en tu casa. Desde 200-300 € puedes encontrar opciones muy interesantes.

Mejora tu imagen profesional. Si tienes un trabajo que te exige reuniones con clientes o partners, seguramente recibirlos en tu casa no es una opción, y alquilar una sala para la ocasión resulta muy caro. Por lo tanto, tener un espacio profesional donde celebrar tus reuniones te da ese plus de imagen profesional. Además, puedes establecer la dirección del espacio como tu dirección de la empresa, con lo que también mejoras de pasar de una dirección particular a un espacio de oficinas.

Ayuda a marcar horarios de trabajo. Los que trabajamos en casa o somos muy disciplinados o tendemos a mezclar ocio y trabajo de forma que a lo mejor estamos descansado a las 11 de la mañana y trabajando a las 12 de la noche. La flexibilidad que permite el hogar puede ser interesante para algunos, pero la disciplina de un horario bien definido te ayuda a garantizar los periodos de descanso y a tener una vida más ordenada, con lo que mejora tu calidad de vida. Siempre puedes acabar trabajando más al volver a casa…

Elimina distracciones. Trabajando en casa la distracción sobrevuela en todo momento sobre tu cabeza. Es muy fácil ir un momento a la cocina a picar algo, ponerte a leer una revista, tener la cabeza ocupada con preocupaciones del hogar… Además, si tienes hijos sabrás que es imposible trabajar cuando ellos quieren pelea. Trabajar en una oficina no es que elimine todas las distracciones, pero el entorno profesional invita a la concentración y evita muchas de las distracciones típicas de una casa.

Mejora tu networking. En un espacio profesional plagado de otros profesionales independientes como tú o incluso pequeñas empresas es mucho más fácil hacer networking y conocer gente que en algún momento puede ser una figura clave como partner, o pueda aportarte algún cliente interesado.

Crea sinergias. Los profesionales que pueblan estos espacios de coworking suelen ser de sectores tecnológicos o creativos, por lo que puede ser que haciendo networking conozcas a alguien con el que puedas desarrollar un proyecto conjunto o que puedes subcontratar parte de tus proyectos o el de los suyos. En general se da un ambiente positivo para el intercambio de ideas.

Encontrar un espacio de Networking es fácil gracias a empresas como The Underground, un centro de espacios coworking en Madrid, una empresa con un gran equipo humano con desarrollo internacional y más de 18 años de experiencia en el mundo empresarial, que aterriza para desarrollar un centro de negocios y coworking.